¿Por qué sufrimos tanto de dolor de espalda?

El dolor de espalda es uno de los problemas médicos más comunes en la sociedad, se dice que ocho de cada diez personas lo padecen en algún momento de sus vidas. Las causas son muchas y la intensidad del mismo también puede variar, así como la manera de cómo aliviarlo.

DOLOR DE ESPALDA

Según estadísticas médicas alrededor de un 44% de la población sufrirá dolor de espalda en los próximos seis meses, de los que un 21% podrían quedar afectados por una lumbalgia subaguda.

Los dolores de espalda pueden ir desde una pequeña molestia pero constante, hasta una repentina aparición de dolor agudo y que muchas veces dificulta el movimiento.

Antiguamente se creía que los dolores de espalda se debían a alteraciones de la columna, así como la escoliosis, la artrosis o las hernias discales. Pero, con los grandes avances la medicina, hoy en día podemos decir que no se debe a esto, sino todos sufriríamos de patologías similares.

Hay una fiel creencia de que las emociones y ciertos sentimientos pueden afectar a nuestra zona lumbar y columna vertebral.

Nuestra espalda es nuestro soporte vertical y lo que sostiene todo el peso de nuestra estructura como seres humanos. La podemos representar como el apoyo de la vida, el pilar de todo lo que somos.

SOBREESFUERZOS

El 90% de las molestias que podemos llegar a sentir en nuestra espalda se deben a que diariamente vamos acumulando tensiones en diferentes zonas del cuerpo y es el dolor de espalda, en realidad, el reflejo de lo siguiente:

  • Los dolores de espalda en la zona cervical puede significar negación y también inflexibilidad. Esta parte de nuestro cuerpo representa la flexibilidad.
  • Los dolores en la parte alta de la espalda están asociados a la falta de apoyo y a la sensación de no sentirse amado.
  • Los dolores en la zona media de la espalda está representado por la culpa y también con la sensación de llevar la carga de alguien más.

¿Podemos curar un dolor de espalda común sin ayuda de fármacos?

La ayuda de fármacos se hace necesaria en un principio y según casos, pero lo importante es que te conozcas a ti mismo, ya que a lo mejor la ayuda farmacológica que necesitas no es tanta. Si tienes una lumbalgia fuerte con mucho dolor, es necesario el reposo de tres o cuatro días, no más, y la ayuda de analgésicos, pero no es el único tratamiento que debes seguir.

Un dolor de espalda no se cura con reposo, para meterte en la cama tienes que tener una lumbalgia muy fuerte.
Lo que necesitan tus articulaciones es movimiento, porque aunque quizás te puedan hacer daño, si te quedas totalmente parado la inflamación se queda adherida y entramos en un círculo vicioso.
Las personas que tienen dolor de espalda el día que se encuentran bien intentan hacer muchas cosas y cuando están peor no hacen nada. Hay que intentar repartir los esfuerzos y no ir a ninguno de los dos extremos pues es lo que al final dañará y prolongará más nuestro dolor.

Aunque en la actualidad vamos todos con prisas a todas partes, debemos intentar dedicar unos minutos al día a estirar y a ver donde y como podemos evitar que nos vengan esos molestos dolores, invertir esos minutos al día al final será todo en beneficio nuestro.

Debemos escuchar a nuestro cuerpo y tratar de responder a tiempo ante las dolencias que se puedan ir presentando, de nosotros depende su cuidado.

No olvides visitar la más completa gama de productos para la Salud de tus huesos y articulaciones en donde te proporcionaremos nuestra ayuda.

¡¡ QUIERO SALUD EN MIS HUESOS ¡¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *